VENDER: UNA DESTREZA NECESARIA

ventas

Con la creación del dinero como equivalente general  de todas las mercancías fue surgiendo la nueva actividad de mercader que ha llegado hasta nuestros días transformada en la profesión de ventas. Ciertamente ha pasado mucha agua bajo los puentes para llegar a ser lo que es hoy.

Dependiendo del producto o servicio que se ofrezca las empresas y particulares del mundo se esfuerzan a diario por ganar participación en el mercado que sea, conquistando clientes y ofreciendo soluciones. La venta es una profesión que ha ganado un estatus importante en el contexto económico mundial, pues si no fuera por los vendedores posiblemente no habría empresas porque sus mercancías carecerían de las personas indispensables para hacerlas llegar a sus clientes. ‘Los vendedores son los que mueven el mundo’, fue mi respuesta a una de las preguntas formuladas por un medio local en un evento llevado a cabo en México hace un tiempo.

Y es que todos deberíamos aprender a vender porque este es ciertamente un conocimiento imprescindible en la actualidad. Quien sepa como hacerlo goza de una envidiable ventaja sobre los demás porque está en condiciones de forjar su propio destino.

Konosúke Matsushita, lejendario fundador de  la Panasonic en Japón,  contaba en una ocasión que su empresa estaba repleta de inventarios en sus bodegas y no tuvo otra alternativa que poner a casi todo su personal disponible, incluyendo a los propios operarios, a salir a la calle a vender para solucionar esa circunstancia.

Ciertos autores se atreven a afirmar que ‘todos somos vendedores’ porque siempre ofrecemos o deseamos algo. Un empleo, un reconocimiento, una atención, consideración, afecto, etc., aunque literalmente hablando una venta solo se da cuando alguien paga por algo para satisfacer una necesidad.

Como quiera que sea, aprender a vender vale la pena porque nunca se sabe cuando nos va a servir esta habilidad. Ya lo decía aquel genio de la tecnología moderna, Steve Jobs, desaparecido casi prematuramente cuando sostenía en su conocido discurso  a los graduados de la Universidad de Stanford que ‘hay que unir los puntos’ queriendo dar a entender que todo lo que aprendemos en cierto momento de nuestra vida va a ser útil, haciendo alusión a un cursillo de caligrafía que aprendió en su juventud y más tarde fue la base de sus estilos de alfabeto en los computadores que diseñó.

De manera que la invitación es a estudiar y aprender sobre este fascinante mundo de las ventas, teniendo claro que a medida que se adquiera nuevo conocimiento es importante llevarlo a la práctica para mejorar cada día.

Gracias por leer este artículo, si te gustó la información compártelo y déjame tus comentarios.

Para aprender más sobre esta importante destreza, te invito a conocer mi audio-libro:

ventas-banner

Comentarios
  1. carina

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WishList Member - Membership Software