EL RECURSO MENOS APROVECHADO

recurso-menos-aprovechadoDesde tiempo inmemoriales se habla de la inmensa capacidad de nuestra mente para ayudarnos a obtener prácticamente todo lo que queramos de la vida. Al respecto se han escrito incontables libros, grabado programas, pronunciado discursos y escrito artículos.

Irónicamente, sigue siendo un tema casi desconocido por la mayoría de las personas; de modo que aquí vamos de nuevo, intentando demostrar su importancia y beneficios.

Para comenzar diremos que la manera como nos educan, en nuestra etapa formativa poco o nada tienen que ver con el uso adecuado del cerebro. Desde la temprana infancia comenzamos a recibir un cúmulo de información para aprender cosas que no siempre serán de utilidad práctica durante nuestra vida adulta.

Hoy día deberían implementarse cambios sustanciales en la manera de prepararnos para vivir en un mundo cada vez más cambiante y lleno de nuevos retos. No ha resuelto la humanidad cruciales y viejos problemas, cuando surgen nuevos retos.

Si bien el hombre ha obtenido significativos logros en muchas materias, todavía hay un largo camino por recorrer.

Al presidente Kennedy le atribuyen aquella frase de “No preguntes qué puede hacer el país por ti, mejor pregunta qué puedes hacer tú por el país”. Este es un buen punto de partida. Mientras llega el día que nos enseñen a aprovechar el mejor uso de la mente en la escuela, comencemos haciéndolo en casa.

La mente de un niño es terreno fértil y bien abonado para dar excelentes frutos. Lo primero es la autoestima: si se le brinda suficiente afecto y cultivamos su amor propio, estamos dando comienzo a una de las experiencias más maravillosas que nos brinda la vida.

El siguiente paso consiste en estimular la creatividad, aprender a encontrar soluciones para los problemas de la vida cotidiana. A menudo el juego es el recurso más apropiado para este fin.

¿Y qué ocurre con el adulto que quiere también sacar mejor provecho de sus capacidades mentales? De igual manera, hay que buscar alternativas para lograrlo.

En primera instancia debemos tener clara conciencia de que el solo hecho de existir, de por sí representa un gran reto. Si bien desconocemos que pasará mañana – y eso es lo que lo hace más apasionante – tenemos en nuestras manos el poder de decidir cómo conducir nuestra vida.

Al final, todo depende principalmente de nosotros mismos, pues también contamos con la capacidad de aprender todo cuanto sea necesario para llegar a las metas que nos propongamos.Sin disculpas.

Quizás las cosas no sean fáciles para nadie, pero de la manera como sepamos aprovechar nuestras experiencias y canalicemos nuestro conocimiento dependerán, sin duda, nuestros logros.

Si la necesidad es madre de la invención, el dolor es el padre del aprendizaje.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WishList Member - Membership Software